Una instalación geotérmica reduce en un 70% el consumo

Un sistema de bomba de calor geotérmica, que sustituye a los sistemas convencionales de producción de frío y calor, consigue reducir en un 70% el consumo de energía de una bodega de vinos de Lanzarote. Esta instalación, diseñada por el alumno de la Universidad de La Laguna (ULL) Giovanni Lemes Pacheco, evita la emisión de 15 toneladas de CO2 al año, por lo que aúna eficiencia y sostenibilidad, ha informado la ULL en un comunicado. La fuente de energía de este sistema es la procedente del subsuelo de Lanzarote, es decir, la geotermia de baja entalpía, en la cual no se requiere grandes focos de calor para poder ser operativa y viable, utilizando una bomba de calor. Según el director del proyecto, el profesor Juan Carlos Santamarta, esta modalidad de aprovechamiento es el más compatible con el territorio de Canarias donde no hay localizados, por el momento, yacimientos geotérmicos viables para la producción directa de energía eléctrica o de alta entalpía. La energía producida se utiliza para enfriar el agua que se utiliza para refrigerar vinos y mostos así como, para preparar agua caliente que se utiliza para la desinfección y limpieza en la bodega. Es la primera vez que se presenta un proyecto de estas características en la institución académica, con lo cual es innovador y conecta la universidad con los requerimientos de una industria interesada en reducir sus consumos energéticos y ser respetuosa con el medio ambiente en Lanzarote. Esta tecnología, según Santamarta, es extrapolable a todas las islas del archipiélago y, de hecho, el profesor señala que en estos momentos se está trabajando en una tesis doctoral sobre las posibilidades de este tipo de geotermia aplicada a la edificación en las islas